Comenzar por el principio

donmotormalaga.com foto 2

Cuando creces entre coches es fácil que acabes desarrollando un amor incondicional por lo vehículos de cuatro ruedas. En mi caso así ha sido, mi padre tiene un taller y desde pequeño he pasado más horas con él en el taller que durmiendo. Y la verdad es que esto ha hecho mella en mí y hoy en día soy apasionado del mundo del motor. Por eso cuando he tenido la oportunidad de crear mi propio coche lo he hecho, de la nada, casi desde el principio he empezado a restaurar un viejo chevrolet que teníamos en el garaje del taller desde hace ya varios años, pertenecía a un amigo de mi padre que se lo vendió por un puñado de euros por que ya ni arrancaba.

Siempre me ha gustado ese viejo camaro por lo que cuando me dijo mi padre que me lo quedara me alegro la vida. Un coche hecho a mi gusto, no lo podía creer. Gracias a mis conocimientos de mecánica enseguida me puse a comprar piezas de segunda mano como correas de distribución y cajas de cambio segunda mano.

Pasé horas, que digo horas, días con ese coche, una reparación por aquí, un tornillo por el otro lado, una tuerca por este otro, sabía exactamente donde le tenía que poner cada cosa, donde apretar y donde sustituir una pieza por otra. Al cabo de dos meses el coche estaba reparado, casi dormía en el taller, sin descuidar mi trabajo claro, solo trabajando en él en mis ratos libre. Pero mereció la pena, y tanto que la mereció, el coche arrancó a la primera y a mí casi que se me saltan las lágrimas cuando lo escuché rugir. Desde aquel día somos inseparables, mi coche y yo, hasta el fin del  mundo. Soy más feliz que nunca, tenía muchas ganas de disfrutar de esa potencia, de esa carrocería muy desgastada pero preciosa, de ese sonido cuando se enciende el motor que te deja con un vacio en el estomago, un ruido que te taladra los tímpanos.

Mi padre me ha hecho el mejor regalo que me podía hacer, un coche con el que yo siempre soñé y que además ha salido de mi cabeza, arreglado a mi antojo, ¿Qué más puedo pedir? La verdad es que nada mas, con mi trabajo y mi coche ya solo me queda una novia con la que compartir mi tiempo.