El convertidor de par motor y sus fallas

despiecesdecoches.com foto 1 (5)

El convertidor de par motor o convertidor de torque se encarga de controlar la cantidad de líquido que se transfiere a la transmisión automática, de esta manera la máquina puede seguir en funcionamiento aun estando el coche completamente parado. Muchas personas no saben de su existencia o desconocen cuál sea su propósito.

Este elemento tiene en su interior un aspa similar a una turbina y está lleno de líquido de transmisión. Mientras haya mayor número de giros, habrá más presión dentro de la pieza y eso aumenta la cantidad de fuerza que se transfiere a la transmisión. Si presenta fallas, podría trabajar de mala manera y causar temblores o deslices.

El convertidor se localiza entre el motor y la transmisión automática. Para poder hacerle algún diagnóstico de forma visual, se necesita desmontar la transmisión. Aunque algunos modelos de coches viejos traen incluso una cubierta que es posible retirarla, solo sirve para observar, debido a que se trata de un elemento sellado. En consecuencia, es preciso retirarlo para un diagnóstico completo.

Existen varios síntomas que pueden alertarlo de fallas en este componente:

Deslizamiento de la transmisión: si se desliza al acelerar, es probable que el líquido esté bajo o no sea el correcto. Asegúrese de utilizar el indicado y chequee periódicamente el nivel.

Ralentí áspero: esta falla se aprecia cuando se tiene el motor en ralentí y pareciera que brincara, además se siente muy bajo o alto; los estremecimientos o temblores van y vienen sin aviso previo. Desde la primera vez que se sientan estas señales se debe comprobar la transmisión.

Aceleración brusca: observe si el medidor de rpm (revoluciones por minuto) salta un poco mientras acelera, ya que esto le puede revelar la existencia de picos de presión en el convertidor.

Sobrecalentamiento de transmisión: si el convertidor desliza mientras conduce, podría generar mucho calor al líquido de la transmisión, incluso haciéndolo hervir. Que la presión del fluido caiga hace recalentar al sistema. Es posible que se deba a un bajo nivel de aceite o que un solenoide esté funcionando mal.

Ruidos en la transmisión: en ocasiones se escuchan ruidos extraños provenientes de la transmisión o de la parte inferior de la palanca de cambios. En este caso, debe verificarse el convertidor, aunque ha de tener presente que también hay otros problemas que suelen producir sonidos en la misma zona.

No es bueno que los componentes del vehículo se recalienten, además de dañarse la pieza que cause tal inconveniente, podría ocasionar daños a otros elementos. Una excelente alternativa para llevar a cabo las reparaciones puede ser un despiece de coches, en donde los repuestos suelen ser más baratos que en una tienda convencional.