Los corchos y las manualidades

gruartlamancha (1)

Cada día mas madres, profesoras y abuelas se interesan por las manualidades con cualquier tipo de material, se pueden reciclar cajas de cartón, de zapatos, de cereales, de galletas… las botellas de vidrio tienen muchas posibilidades ya que se pueden pintar, lacar, llenar, decorar…ni que decir de la lana, los hilos, las hojas de goma eva, las cartulinas…un abanico de posibilidades con muy poca inversión económica pero con un gran reconocimiento por parte de los demás.

En la asociación de padres del colegio donde llevo a mis hijos están muy a favor de la creatividad que este tipo de entretenimientos aporta a los niños, ya que les entusiasma la idea de crear. Hace poco pensábamos en algún proyecto para todo el centro, algo para utilizar como decoración en algún festival o para alegrar los días de cole. Y pensamos en fabricar un Belén de tapones de corcho. Nos pusimos en contacto con gruartlamancha para que nos proporcionaran la cantidad de corchos que necesitábamos y la verdad es que fue muy interesante conocer las instalaciones de esta empresa.

Nos pusimos manos a la obra con el proyecto, primero la selección de corchos por tamaños para poder encajarlos en los perímetros que habíamos marcado previamente, después  se repartieron los corchos por las clases para que los niños los fueran pintando de los colores necesarios, lo cual fue muy divertido par ellos ya que se manchaban de pintura las manos y la cara y se lo pasaron en grande. El trabajo más difícil fue para los mayores del centro que junto con el profesorado y los padres que nos ofrecimos voluntarios fuimos dando forma a aquella montaña de tapones de corcho de colores que teníamos en el patio del colegio.

Una vez que nos organizamos no fue tan difícil, fuimos pegando corchos del mismo color hasta una tonalidad más clara, realizando los contornos de los personajes del Belén que utilizarían en el festival navideño en el que todo el colegio prepara unos villancicos y los cantan para el deleite de los orgullosos padres. El experimento salió bastante bien, quedó un nacimiento muy bonito teniendo en cuenta que la mayoría de las piezas fueron manipuladas por niños de tres y cuatro años debo de reconocer que quedo muy bien.

Efectivamente se utilizo como decoración para el festival del año pasado del colegio y esperamos poder utilizarlo en otras ocasiones.