Por que comprar un tractor de segunda mano

hermanosbenitezmoreno.es foto 1

Los tractores de segunda mano están de moda, es curioso porque hay comunidades que destacan en lo que se refiere a la compra de tractores de segunda mano, también es cierto que ahora hay más desguaces de tractores john deere que antes y es por este motivo que muchos agricultores se deciden a comprar tractores de segunda mano, ya que sus piezas nuevas son muy caras.

Si eres un agricultor con un gran terreno y que te da muy buen resultado en la cosecha, pero se cuida solo es decir no tienes que trabajar mucho la tierra, con arar un par de veces al año y regar de vez en cuando es más que suficiente, si el campo no te exige más, ¿Para qué comprar un tractor nuevo con el gasto que esto conlleva si comprando un de segunda mano vas a tener los mismos resultados? Pues parece ser que muchos agricultores tienen esta idea clara y lo que hace es comprarlo de segunda mano, mismas prestaciones mucho menos dinero.

En Castilla la Mancha y en Galicia es en las dos comunidades que más tractores de segunda mano se compran a lo largo de un año, y debe de ser que por el estilo de terreno y de cultivo no hacen falta grandes maquinas ni mucho menos que sean nuevas. Los agricultores que quieren comprar un tractor nuevo suelen dejar como pago el viejo, que según las horas de trabajo que tenga podrá vender por un poco más o un poco menos.

También es cierto que hay muchas personas que se jubilan y que por una causa o por otra dejan de conducir el tractor, los hijos en el caso de tenerlos no quieren hacerse cargo del campo porque ya tienen sus vidas solucionadas, a los agricultores no les queda más remedio que vender el tractos, estos suelen estar en muy buenas condiciones. También los hay que tienen grandes tractores y ya no se van a usar con la misma frecuencia por lo que optan por cambiarlo por  vehículos más pequeños para poder seguir trabajando sus tierras sin necesidad de mover un monstruo enorme, así esos tractores grandes son cedidos a los concesionarios para servir de pago por el que suelen comprar más pequeño. Una práctica muy puesta de moda ahora que la mitad de la población de los pueblos vive de la agricultura.