Trabajar en un hotel

expositores-metracilato.es

Trabajo en un hotel en el que la mayoría de los huéspedes son turistas. Terminé mi carrera de filología inglesa e intenté abrirme camino en el mundo laboral, lo cual con la situación actual de España me resultó prácticamente imposible. Por esto, la mejor opción que encontré fue de recepcionista de un hotel en una ciudad con las mejores playas y mucho turista. El sueldo está bastante bien y el trabajo he de reconocer que me encanta, me paso los días hablando con personas, tanto en español como en ingles, también hablo fluidamente el alemán y el francés lo chapurreo, por lo que me apaño bastante bien.

El perfil de los turistas de esta zona es ese, familias europeas o matrimonios mayores que vienen a pasar quince días tostándose al sol. Cada día pasan por delante de mi cientos de personas a las cuales aludo de manera cortes y con educación. Muchos de ellos me piden información para pasar el día, opciones de que pueden hacer para esto siempre cojo la informaciones de los expositores-metacrilato.es que tengo en el mostrador, en ellos hay panfletos y octavillas de distintos puntos de interés de la zona o la ubicación de las playas más bonitas. También hay descuentos para restaurantes y parques naturales y acuáticos.

Una de las cosas que más me gusta de mi trabajo es lo que aprendo cada día, lo que veo, lo que me enseñan, cada persona cada familia es distinta a la anterior y disfruto mucho cuando algún abuelo me cuneta las batallitas por las que ha tenido que pasar para poder permitirse unas vacaciones como esas. Me encanta ver a las parejas amorosas celebrando allí su luna de miel, y a los padres que regresan al hotel después de un día de playa con los pequeños en brazos reventados de tanto jugar en el mar.

Este trabajo también tiene sus puntos negativos, el horario por ejemplo, trabajo muchas horas y muchos días, las horas extras están muy mal pagadas y me están saliendo varices de andar todo el día de pie. Por todo lo demás estoy muy contenta con mi puesto de trabajo, de hecho creo que si ahora tuviera la opción de trabajar en algo relacionado con mis estudios, no lo haría, me quedo como estoy que me encuentro muy bien, además en el hotel somos una gran familia que comparte alegría y penas. Trabajar en un hotel es lo mejor que me ha podido pasar.